Lunes, 27 Marzo 2017

  • ARROZ DIANA.jpg

El caso fue conocido en las instalaciones de Medicina Legal de la ciudad de Ibagué, a donde fue trasladado el cuerpo de una bebé de 18 meses quien llegó muerta a las urgencias del hospital San Vicente del municipio de Rovira, llevada por su progenitora quien no supo dar explicación sobre el deceso.

Al ser examinada por los galenos del centro asistencial, se pudo observar que la pequeña presentaba algunas quemaduras en el cuerpo causadas al parecer con agua hirviendo. Ante esta evidencia la progenitora manifestó que en la finca donde residen, estaban pelando pollos con agua caliente y de forma accidental la niña se quemó.

Teniendo en cuenta las presuntas inconsistencias en la información suministrada por la mujer, el Alcalde de ese municipio Yeovanny Vivas informó a la Policía de infancia y Adolescencia y a la Fiscalía para que adelanten las investigaciones que permitan esclarecer las causas de la muerte.






 

El caso se registró durante las últimas horas sobre la carrera 9 frente a la nomenclatura 8 - 194 del barrio Ospina Pérez del municipio de Purificación, donde una camioneta de estacas conducida por un hombre de la tercera edad, terminó arrollando a una pequeña niña que de forma accidental se atravesó en su camino.

Al ser llevada al hospital La Candelaria de esa población, los médicos de turno pudieron establecer que la menor de tres años identificada como Naomy Gabriela Sánchez presentaba un trauma cráneo encefálico severo, trauma cerrado de tórax y trauma abdominal, derivando en el fallecimiento de infante en el centro asistencial.

Tras conocerse la trágica información, personal de la Policía Nacional se trasladado hasta el centro asistencial para conocer detalles del caso e iniciar la investigación.

Es de resaltar que la pequeña era hija del señor Luis Fernando Sánchez, quien se desempeña como docente en esa municipalidad.



 

Tras angustioso minutos al interior de una humilde vivienda de la vereda Casa Verde en la zona rural del municipio de Ataco, una familia encontró ayuda en las tropas del batallón de combate terrestre número 158 del Ejército Nacional, luego que una ciudadana entrara en labores de parto.

Teniendo en cuenta que la casa de la mujer esta ubicada a 30 kilómetros del hospital amas cercano, los paramédicos de la tropa tuvieron que atender el alumbramiento en una de las habitaciones.

Fue así que luego de varios minutos, la señora Sol Medina de 35 años de edad, logró dar a luz un hermoso varón que nació sin ninguna complicación.

De este modo, luego de estabilizar a la madre y al pequeño bebé los militares procedieron a llevarla hasta un centro asistencial para recibir una valoración más especializada.

En un conjunto residencial  de Bucaramanga conocido como Balcones de Provenza, una camioneta atropello a una menor de 18 meses cuando la bebe gateaba alrededor de la bahía donde parquean los carros y fue invisible para el conductor de la camioneta.

 
La pequeña murió minutos después mientras era llevada al hospital Carlos Ardilla Lülle. El conductor no fue capturado, sin embargo, las autoridades se están encargando de definir a los responsables del hecho.

 
El Intendente Alejandro Bustamante, Comandante (e) de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, explicó que varios carros estaban parqueados en la bahía. El conductor de la camioneta intentó girar y no vio a la bebé, esa fue la razón por la que terminó atropellándola y posteriormente quitándole la vida.

 
Al parecer la madre de la niña, es una menor de 13 años que se encuentra bajo el cuidado de un hogar sustituto del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Al momento del accidente las dos menores estaban paseando por el lugar.
 
 


















Fuente: elespectador.com
 

Los progenitores llegaron con el bebé intoxicado a las urgencias del hospital San Francisco, toda vez que en el suelo de la vivienda los adultos dejaron el poderoso elemento químico, que de inmediato afectó el organismo del menor.

 

Policía de Infancia y Adolesncia conoció el caso que mantiene en delicado estado de salud al menor identificado con las iniciales D.A.M.G, quien se encuentra en la unidad de cuidados intensivos pediátrica del hospital Federico Lleras Acosta, a donde posteriormente tuvo que ser remitido.

 

Por ahora las autoridades adelantan la investigación para establecer si se trató de un descuido accidental o un claro caso de abandono.

 

El caso se registró la tarde anterior en una vereda del sector de Toche, donde la menor de dos años identificada con las iniciales M.J.R fue alcanzada por las patas de un caballo, cuando se encontraba bajo el cuidado de sus progenitores que adelantaban labores propias del campo.

 

De inmediato la bebé fue llevada a bordo de un vehículo hasta el barrio Boquerón y de allí remitida en otro vehículo hasta las urgencias del hospital Federico Lleras Acosta, donde le realizaron una serie de exámenes para descartar lesiones de consideración.

 

Por ahora la menor en compañía de sus padres permanece en el área de observación, mientras se descartan posibles complicaciones médicas.

 

El doloroso caso es denunciado por una familia del barrio La Libertad de la capital tolimense, luego que el niño Didier Ormazo Urueña de dos meses de nacido, falleciera en las instalaciones del hospital Federico Lleras Acosta sede Limonar, tras una serie de dolorosos procedimientos con los cuales los facultativos trataron de estabilizarlo. 

 

Inicialmente la familia condujo al pequeño hasta la USI del barrio Jordán,  luego de presentar deficiencia respiratoria y síntomas de debilidad, requiriendo que lo trasladaran a un centro asistencial de mayor complejidad (Federico Lleras). 

 

Según lo denunciado por Janeth Urueña, abuela del bebé, el pequeño recibió la atención del personal médico sólo cuando vieron que se encontraba en estado crítico. De ese modo, procedieron a inyectarle medicamentos en múltiples ocasiones y a pasarle una sonda, procedimientos que no cumplieron con el objetivo de salvarle la vida.

 

Por ahora la familia adelanta la velación en la sala de su casa, ubicada en la carrera Quinta sur de nomenclatura 5-53 del barrio La Libertad, donde reciben el acompañamiento de vecinos y amigos cercanos

 

Luego del acto exequial, se anuncian demandas contra el centro asistencial por la presunta negligencia médica.

 

El caso se registró en las últimas horas en una vivienda del sector de Picaleña, donde uniformados de la Policía Nacional tuvieron que hacer las veces de paramédicos, al atender el requerimiento de algunos ciudadanos que pedían un servicio de ambulancia, para trasladar a una mujer que se encontraba en trabajo de parto.

 

Al verificar la situación, se percataron que la joven primeriza ya no aguantaba más y tuvieron que ayudarle a dar a luz al interior de la residencia. Luego de completar exitosamente la labor de alumbramiento, trasladaron a la mujer hasta un centro asistencial donde se confirmó que ella y el recién nacido estaban en óptimas condiciones.

 

La familia de la joven aplaudió el trabajo de los patrulleros Daniel López Méndez y José Guillermo Beltrán, quienes contribuyeron con el nacimiento del bebé.

 

El caso se registró en una humilde vivienda del barrio Eduardo Santos sur de la ciudad de Ibagué, donde la denuncia de la comunidad permitió que la Policía de Infancia y Adolescencia, adelantara un operativo que terminó con la recuperación de una bebé de 9 meses que permanecía en condición de abandono.

 

Según lo manifestado por las autoridades, la intervención en este caso se realizó de manera coordinada con funcionarios de la Comisaría de Familia de la zona, quienes autorizaron el ingreso al domicilio encontrando a la bebé encerrada en un corral.

 

Tras realizar labores de vecindario, se pudo establecer que la niña constantemente era maltratada por sus progenitores, quienes la dejaban sola y sin alimento por largas jornadas.

 

De este modo, al efectuarse la recuperación de la Infante, las autoridades la dejaron bajo el cuidado de una madre sustituta autorizada por el Bienestar Familiar.

 

Así mismo, se inició un proceso contra los padres para generar sanciones por la crueldad contra la niña.

 

El caso fue denunciado por Wendy Daniela Bernal, madre de la bebé Nelsy Valeria Londoño Bernal de 24 días de nacida, quien falleció en las últimas horas producto de una aparente negligencia médica, en las instalaciones de la USI de la octava etapa del barrio Jordán.

 

Según la denunciante, la bebé presentaba dificultad respiratoria por lo que decidió llevarla a las instalaciones del puesto de salud, donde recibió una atención primaria y le realizaron algunas nebulizaciones para luego enviarla a la casa. 

 

Sin embargo, la recién nacida se complicó en su estado de salud, requiriendo que la mamá y la abuela nuevamente la llevarán hasta la USI, donde una vez más le realizaron el mismo procedimiento, sin aoscultar sobre las causas de la deficiencia respiratoria. Horas más tarde fue dada de alta.

 

Estando en la casa, la bebé comenzó a ponerse morada, por lo que Wendy Daniela decidió llevarla hasta las instalaciones de la clínica Tolima, donde pasaron los minutos y no la atendieron. 

 

Desesperada por la condición de su pequeña hija, decidió ir al hospital San Francisco, donde la ingresaron de emergencia, pero no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

 

Por ahora, la familia espera los resultados de Medicina Legal, para determinar las causas del fallecimiento y emprender las acciones legales contra los profesionales de la salud, que al parecer no le brindaron la atención adecuada.

 

  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas

Error: No articles to display

Error: No articles to display

Error: No articles to display