Lunes, 27 Marzo 2017

  • ARROZ DIANA.jpg
El carácter y el temple de un gobernante a la hora de tomar decisiones son indicadores personales muy valorados por los  ciudadanos. El reversazo de la medida que decretaba para Ibagué el “pico y placa” para vehículos particulares a partir del jueves 15 de diciembre de 2016, de 7 de la mañana a 7 de la noche, dejó un sabor agridulce de improvisación, especialmente para la mayoría de ibaguereños que están afrontando los diarios trancones que padece la ciudad.

Lastimosamente se vive en una sociedad consumista liderada por los gremios económicos de la ciudad que no están pensando en asuntos vitales y primordiales como el medio ambiente y la calidad de vida de los habitantes en Ibagué.

Improvisa el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, porque no tiene las herramientas para controvertir o sustentar una decisión como la que se estaba tomando, porque de ser así habría podido mantenerla exponiendo a los opositares sus   bondades y beneficios.
Tampoco tiene la ciudad un gremio de taxistas consolidado que ejerza  vocería  ante situaciones como la del “pico y placa”, si ruedan por la ciudad 5 mil taxis, ya es hora que piensen en agremiarse para hacer protagonismo en situaciones puntuales como ésta, donde están en juego la permanencia del servicio público y la contribución a sus problemas de movilidad.

No puede ser excusa la temporada navideña para reversar la decisión, por el contrario es la oportunidad para mostrar a propios y visitantes que Ibagué comienza a entrar por el aro del civismo y el sentido de pertenencia.

En el año de mandato de éste Alcalde no es el primer reversazo, se le cuentan varios y esa debilidad la aprovechan quienes para lograr sus objetivos, pintan situaciones catastróficas y temerarias, como aquello de que la medida de “pico y plaza” todo el día acabaría económicamente con la ciudad. ¿De dónde sacaron ese argumento, cuáles fueron los indicadores o históricos para esa aseveración? Como quien dice, no sabemos quién improvisaba más, si el acalde que la  decretó la medida o los líderes gremiales que la  sustentaban por inconveniente.

 Muy seguramente en enero tampoco será posible aplicar la medida porque es la temporada estudiantil, en febrero nos preparamos para otros eventos, en marzo el festival de duetos, en mayo nos alistamos para fiestas de folclor y así sucesivamente. En conclusión con la improvisación y titubeos del alcalde, muy seguramente la medida será imposible de aplicar.

Alcalde, Sin la certeza del acierto o la equivocación  hay que mantener  la firmeza y  el temple de una  decisión.

Punto Final. ¿Otra vez la discusión del centro de convenciones  para Ibagué?   Señor Presidente de la Cámara de Comercio, defienda el proyecto   vía Picaleña donde la entidad aportó $600 millones.
  1. Más Leídas
  2. Últimas
  3. Destacadas

Error: No articles to display

Error: No articles to display

Error: No articles to display